Masaje sueco: ¿Qué es y cómo hacerlo paso a paso?

El masaje sueco es, entre los diferentes tipos de masaje, uno de los más populares. Combina diferentes técnicas de masaje cuyo objetivo es conseguir que los músculos estén en la mejor forma posible.

Como profesionales del masaje, podemos decirte que es uno de los servicios más solicitados en las salas de masajes de todo el mundo, una manera perfecta de darle al cuerpo lo que necesita.

Tú también puedes divertirte con masajeadores caseros que están ganando cada vez más éxito. Sea como sea, los beneficios de un masaje sueco son tan altos que te animamos a que lo pruebes y veas cómo te sientes.

¿Qué encontrarás en este artículo?

¿Qué es el masaje sueco?

Este es el tipo de masaje en el que mover las manos relajar los músculos siempre coincidiendo en la dirección del masaje: siempre al corazón. Con eso, lo que obtienes es alivia todos los músculos relaja las articulaciones después de un día ajetreado y equilibra el cuerpo para descansar bien después del atardecer.

Con masaje sueco la relajación se extiende por todo el cuerpo que además cubre la mente, eliminando toxinas, tonificando, activando la circulación sanguínea y transmitiendo todo lo que necesitamos para estar sanos.

       ¿Te gustaría hacerlo en casa?

No todos los días tienes el privilegio de ir a un masajista profesional ya sea por tiempo o dinero.

Si es tu caso, te animamos a consultar esta guía sobre un masajeador ideal para ti, una alternativa mucho más barata para disfrutar de un buen masaje relajante en casa en cualquier momento.

¿Cómo recibir un masaje sueco?

El proceso de soporte corporal que transmite el masaje sueco se divide en un total de cinco técnicas diferentes para ser aplicado de diferentes maneras. Te contamos cada uno de ellos para que puedas identificar mejor cómo tu terapeuta aplica este tipo de masaje en tu cuerpo.

Paso 1: Effleurage (el comienzo del masaje)

Hablando de masaje sueco, todo comienza con effleurage. Esta palabra francesa se puede traducir como «tocar”, El masaje comienza entonces con movimientos muy delicados en los que pasa prácticamente suave sobre la piel del paciente. El objetivo de este paso es liberar tensión y eliminar los primeros nudos que encuentran las manos del masajista. Los movimientos realizados deben ser circulares, de gran extensión y siempre con función deslizante.

Gracias a esta técnica, los músculos del cuerpo se calientan, ayudando a que el proceso de masaje sea más satisfactorio y efectivo. Pero, si bien hemos dicho que hay que hacerlo con mucha delicadeza, lo cierto es que es importante tener en cuenta que hay tres niveles de effleurage.

En el suave se trata de caricias que se aplican con un nivel de presión prácticamente mínimo. Es especialmente útil para el contacto con la cabeza.

El effleurage medio es el más utilizado. En este caso, el terapeuta usa la palma de la mano y la usa para extender la aceite corporal. Se compone de múltiples niveles de presión que se alternan para preparar todos los músculos. Finalmente, existe un nivel alto donde la presión aumenta en los casos en que el cuerpo del paciente está tan tenso y lleno de nudos que se requiere una mayor profundidad de masaje.

Paso 2: amasar (es hora de empezar a amasar)

Ahora el cuerpo del paciente ya se ha calentado. y los músculos están listos para entrar en una fase más intensa del masaje sueco. Es el momento de amasar, en el que el masajista tensa y enrolla la piel en las zonas blandas, estirando y ayudando a que los músculos se relajen. Gracias a esto, el cuerpo quema toxinas y nota una mejora sustancial en la circulación sanguínea.

Toma nota de la cuatro movimientos de los que se forma la masa:

  • Amasar: la piel se mueve como un panadero trabaja con la masa para hacer deliciosos panes. Y el movimiento fundamental y lo que se hace en el amasado, se pongan o no en práctica los demás.
  • Ronda: primero se comprime la piel, luego se levanta, luego se tensa y se enrolla. Es similar a amasar, pero más intenso.
  • Envolver alrededor: útil para la epidermis y las fibras musculares. Es necesario que aprieta la tela, levanta y gira siguiendo un movimiento oblicuo.
  • Levantarse: comienza de la misma manera que la fase de mezcla, pero con una diferencia. en esta técnica hay que trabajar la piel con los dedos y no con las palmas, especialmente con el pulgar y el índice.

Etapa 3: fricción (fricción en los músculos)

El masajista ya tendrá claro cuál es el principal problema de su paciente, para que pueda hacerlo adaptar la técnica de fricción a esta posición específica. Implica usar los pulgares u otros dedos para ejercer una presión intensa sobre los músculos débiles.

Los movimientos realizados son perpendiculares o circulares. A través de la fricción se puede mejorar el estado de algunas articulaciones muy concretas suavizar su condición y reducir la tensión muscular.

Paso 4: vibración (vibrar para relajarse)

Hay dos formas de aplicar la vibración. dependiendo de si son superficies grandes o pequeñas.

Para las partes pequeñas, como la cara, lo mejor es vibrar con los dedos.

Sin embargo, para partes más grandes del cuerpo, como la espalda, debe hacerse con las manos.

Paso 5: tapping (golpes terapéuticos)

Otra forma de relajar los músculos, en este caso con pequeños golpes. Mejora la circulación, relaja los músculos y se liberan más endorfinas.

Para aplicar esta técnica se utilizan diferentes técnicas, como martillazos, hachazos, bofetadas, tapping o cupping, cada una de las cuales ejerce un tipo diferente de presión tanto en la forma como en la posición de las manos.

¿Quién inventó el masaje sueco?

Su inventor fue Pehr Henrik Ling (1776-1839). Aunque el interés personal de Ling radica en la literatura, su vida transcurrió en el mundo de la gimnasia cuando sufrió una lesión. Así descubrió la esgrima y los beneficios del deporte y el cuidado de la salud física. Durante un viaje a China motivado por sus ganas de explorar y descubrir, Ling aprendió sobre técnicas de masaje oriental.

A su regreso a Suecia empezó a trabajar como profesor de esgrima y desarrolló técnicas de masaje conocidas como masaje sueco. Gracias a él se introdujo la gimnasia en las escuelas y se fundó la escuela que formaría a los primeros profesores de gimnasia titulados. En todo ello, siguió desarrollando su técnica de masaje y aplicándola para corregir problemas de postura, eliminar dolencias y mejorar la vida.

Ampliar el valor de los masajes y la gimnasia. escuelas para que los ciudadanos suecos sigan dependiendo de ellas en su vida adulta diaria. El trabajo de Ling también condujo a la futura creación de la fisioterapia, que tiene en cuenta lo que representan sus hallazgos. Corn sigue leyendo, porque la historia no ha terminado.

El verdadero creador del masaje sueco

¿Qué pensarías si te dijéramos que en realidad, Pehr Henrik Ling no es el creador del masaje sueco? Sí, eso es lo que todos dicen. Para ser más precisos: casi todos. porque a la sombra de la historia de Ling, que no deja de tener valor, porque todo es verdad y el trabajo de esta especialista ha ayudado a que la gimnasia alcance niveles de clase mundial, hay otro nombre. Este es Johann Georg Mezger, un médico holandés que también desarrolló procedimientos de masaje y rehabilitación.

Cuando sucedió Ling había estado muerta durante décadas.. El trabajo de Mezger se hizo popular y comenzó a ser adoptado en muchos lugares donde sus técnicas de masaje ayudaban a quienes sufrían molestias o necesitaban atravesar difíciles procesos de rehabilitación. ¿Pero qué pasó? La explicación de lo ocurrido se encuentra en los problemas de traducción que surgieron tras la Segunda Guerra Mundial.

Ocurrió un error que mezcló las dos obras, las de Ling y Mezger. El nombre de masaje sueco se utilizó para lo que el maestro sueco había creado para describir los tratamientos que Mezger había desarrollado. Este error se repitió con el tiempo y llegó un momento en que la confusión era inevitable.

Patricia Benjamin, en 1986, aclaró el misterio en un estudio publicado por la Asociación Americana de Terapia de Masaje. Hoy en día las técnicas de masaje Mezger, el masaje sueco, se practican en todo el mundo y se consideran uno de los tipos más importantes de la historia.

¿Cuáles son los beneficios del masaje sueco?

Tomado en consideración uno de los masajes más practicados en el mundo Con todo, el masaje sueco merece su título gracias a un amplio abanico de beneficios que detallamos a continuación:

  • Relaja tus músculos con un excelente nivel de profundidad
  • Promueve la circulación sanguínea saludable
  • Reduce los problemas de contracturas, tensiones, traumatismos y nudos musculares
  • Ayuda en la recuperación de esguinces y contracturas.
  • Favorece la lucha contra problemas de salud como la lumbalgia, la artrosis o la lumbalgia crónica
  • Mejora la regeneración de la piel y aumenta su nivel de elasticidad
  • Ayuda a aumentar la velocidad de la circulación linfática
  • Es un buen aliado para ayudarte a perder peso.
  • Promueve una mejor salud física y mental

¿El masaje sueco tiene alguna contraindicación?

Hay tres maneras de hacer esto benefíciese de la filosofía del masaje sueco: con el servicio de un profesional, con alguien que te masajee o con una masajista. Recomendamos tanto el apoyo de un masajista profesional como el uso de un masajista. Tener a alguien que te dé un masaje sueco inexperto puede no ser tan recomendable.

Así mismo, hay algunas situaciones en las que no se recomienda en cualquier caso sin consultar primero a un especialista. Por ejemplo, padecer una enfermedad hemorrágica, problemas de piel, enfermedad vascular, problemas cardíacos, úlceras o inflamación aguda.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta